top of page
  • Foto del escritorREDACCIÓN La Noticia Positiva

Más de 33 mil especímenes recibieron las CAR durante 2020


El año 2020, atípico para Colombia y el mundo por cuenta de la pandemia derivada del Covid -19, registró por parte de las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible del país, más de 33.000 especímenes recibidos en sus Centros de Atención y Valoración de Fauna. Esto, debido en gran parte al aislamiento obligatorio que generó confianza en los animales, que llegaron a lugares que frecuentaban las personas, en centros poblados o zonas aledañas, y vías.

Esta cifra se debe en gran medida, a la emergencia sanitaria, ya que muchas especies hicieron presencia en zonas urbanas, rurales y vías, aumentando el tráfico de fauna. Hoy en el Día Mundial de la Vida Silvestre, las CAR hacen un llamado a su protección.

“El trabajo permanente de las CAR, guardando las medidas de protección ante el COVID-19, ha logrado rescatar un gran porcentaje de especímenes, sin embargo, no ha sido limitante para que un reducido grupo de traficantes siga impactando negativamente nuestra fauna silvestre. Por ello, gracias al apoyo de la Policía, Fuerzas Militares, entes territoriales y la comunidad, las CAR trabajan por el bienestar y conservación de estas especies y hacen un llamado a proteger entre todos nuestra fauna, a no comprar animales silvestres para mascotas o consumo”, dijo Ramón Leal Leal, director ejecutivo de ASOCARS.

Una vez los especímenes ingresan a los CAV de las CAR, los animales pasan por valoración médico-veterinaria, en donde los héroes de la fauna determinan el estado de salud y de comportamiento, y la medida de manejo correspondiente, como la de ser liberado, o previamente rehabilitado. Corpocesar recibió en el año 2020, 1523 individuos.

El calvario para especies de fauna en Colombia no se detiene en Semana Santa, culturalmente en algunas zonas del país la carne de tortugas hicoteas, iguanas, venados, lapa, chigüiro, babilla, venado y armadillos, así como los huevos de iguana, son altamente apetecidos en Semana Santa, como parte de las tradiciones asociadas a la celebración religiosa, que inicia a finales del mes de marzo.

La celebración religiosa coincide con la época reproductiva de la tortuga hicotea, de esta manera, la población es atacada en el período más importante y vulnerable de su ciclo de vida: las hembras andantes. En una temporada muy corta, miles de hembras reproductivas, junto con sus crías, son retiradas de la población, interrumpiendo su ciclo natural, y dejándolas en grave riesgo de extinción.

Las CAR adelantan operativos constantes atendiendo las denuncias de la comunidad y las autoridades, al tiempo que intensifican operativos contra la comercialización y tráfico ilegal de fauna y flora silvestre en Semana Santa.

Así mismo, se fortalecen y se visibilizan los procesos de educación y cultura ambiental, sensibilizando a la comunidad, a través de medios de comunicación, actividades lúdicas y campañas educativas, reafirmando el compromiso para proteger la flora y la fauna silvestre, que constituyen la gran riqueza en biodiversidad de nuestro país.

10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page